La seguridad privada, el aliado más fuerte contra el COVID-19.